14 comentarios el “Carta Al Silencio

  1. Hola Felix.

    ¿Sabes?, leer algo que remueva mis pensamientos siempre es agradable.

    En este caso me ha gustado mucho la carta y por eso me permito compartir mi forma de comprender el silencio.

    Veras, yo soy alguien rodeado de ruido; ruido en la compañía, en la soledad, en el trabajo, en mi vida social… ruido por todas partes, mucho ruido. Es por eso que cuando el silencio me llama me cuesta frenar la inercia de la vorágine ruidosa que conforma mi rutina diaria.

    Aun así, y confesada mi debilidad, las veces que consigo invitar a entrar en mi casa al silencio he de decir que son ocasiones memorables. Ciertamente, como bien apuntas, el silencio intimo es el compañero ideal de la reflexión y la mejor ayuda para el aprendizaje.

    Comparto contigo la opinión sobre el dolor que la cruz de este compañero de viaje esporádico nos puede hacer, la pupa del silencio no deseado, el silencio provocador, el silencio de la indiferencia… si, ese silencio duele, cierto. Y al leerte he pensado, y como no podía ser de otra manera han empezado las preguntas:

    ¿No es el silencio el mismo?, y si es el mismo, ¿Porque unas veces duele y otras no?.
    ¿Es la forma en la que utilizamos y/o comprendemos el silencio la que le imbuye de propiedades agradables o dolorosas?, y si es así, ¿debemos buscar la responsabilidad de lo que nos produce el silencio en cada circunstancia en él o en nosotros/quien lo utilice?… Y así hasta que he parado, porque cuando empiezo es un continuo.

    Creo que en muchas ocasiones hacemos con el silencio lo mismo que con el resto de circunstancias, sentimientos, etc. Le cargamos de voluntad. Dimitimos de vivir los movimientos interiores que nos provoca por las razones que sea, incomodidad, miedo, dejadez… y volcamos nuestra ausencia en su presencia con frases como “el que él/ella me ignore me duele”, “me mata que no me conteste”, etc.

    Bajo mi punto de vista con esto solo conseguimos apartar momentáneamente de nosotros el hecho de que lo que me hace daño no es el silencio en si mismo, lo que me hace daño es que tal o cual persona sea la que lo utiliza porque ese no es mi deseo.

    El silencio y la soledad siempre van de la mano, pero eso no significa que haya que estar solo para disfrutar del silencio. Esto lo estoy aprendiendo ahora (después de chorrocientos años paseando por este “valle de lagrimas”) de una gran persona con la que he coincidido en esta etapa de mi vida, y ambos son imprescindibles para crecer, para madurar, para aprender, ya que estas acciones son individuales.

    Esta claro que nada que no sea deseado es agradable y ni la soledad ni el silencio se escapan a esto, pero lo que nos hace sufrir no son ellos en si mismos, sino el deseo frustrado de tenerlos o no tenerlos.

    Y ya termino que me alargo, echo de menos un refrán en el glosario de frases, “somos esclavos de nuestras palabras y libres en nuestros silencios”.

    Un gran abrazo y gracias por este rato tan agradable de soledad en tu compañía.

    Wolfman

    • Te entiendo prefectamente. Cada uno tiene su forma de vivir el silencio y valora a este desde aquel acontecimiento que lo vive. Gracias por tu extenso comentario y gracias por compartir conmigo tu reflexion de manera tan personal. Un abrazo amigo.

    • Forma parte de este mundo y de la vida, y ésta contine tmabien ciertas partes de soledad, indiferencia y dolor.Gracias por comentar. Un beso Melani

  2. Hace años escrbí una carta a mi “amiga” Soledad, dicciéndole que nadie la quería y nombrándole todos los adjetivos por los cuales la llamaban, yo le decia que muchas veces fue para mi una compañera y que se lo agradecía y que no estuvise muy apartada de mi ya que a veces es necesario tenerla conmigo… en fin un largo monólogo.
    Un abrazo,

  3. Buenos días
    Hay veces que ocurren estas cosas sin saber porqué yo siempre digo que hay que dar una explicación el silencio duele a morir.
    Yo estaré poquito por aquí la salud me obliga.
    Ánimo
    Saludos

    • Vaya… Lamento que no estes bien de salud, espero que te recuperes pronto pues agradezco enormemente tus comentarios. Gracias y de igual forma animo. Un abrazo

  4. Excelente reflexión, sobre todo porque nos hace ver hacia dentro. La indiferencia como la he visto e igual vivido, es un dolor profundo de quien lo lleva y el único método, pienso, que tienen para comunicarlo es siendo indiferentes, porque en sus mentes conciben que nadie es capaz de entenderlos. El silencio ha sido buena compañera, y también un fuerte combatiente, pero de esos combates una vez conciliados, desde ahí puedo escribir. Un sincero, abrazo y gracias por permitirme la comunicación de estas palabras. Lindos sueños! 🙂

    • Gracias a ti por compartir tus comentarios. De todos se aprende y me encanta ver de que forma encajan en cada uno y dependiendo de su forma de ser cada una de las situaciones que acompañan nuestras vidas. Un abrazo fuerte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s