3 comentarios el “El Misterio Del Elefante (Cuento)

  1. “Tarzán el hombre mono” o de la selva, impregnó a los niños apareciendo en los cines. Era admirable la manera como “El rey de la selva”, subido en un elefante, comunicándose con toda clase de animales, todos placentarios, como él. Hablando el mismo idioma. Lejos de la civilización. Ahora la gente ya no se entiende, ni se comunica… No parecen animales. Gracias por llevarme atrás, años ha. Un abrazo.

    • Perdona, a veces no se identificar tu sentido del humor, o sencillamente tus comentarios. Estoy convencido de que algo se me escapa. Puede que realmente este post te haya transportado a tu infancia haciendote recordar a Tarzan. Pero lejos de ser esa mi intencion, intento reflejar algo realmente serio y para tener en cuenta. El hecho de rendirnos y de no ser conscientes de la cantidad de cosas que arrastramos desde nuestra infancia, coharta nuestra mas innata libertad. Somos nosotros mismos los que preferimos no volvernos a preocupar de nada. No cuestionarnos nada, dar todo por hecho, dar todo por finalizado, rendirnos como si no hubiera nada mas que hacer.
      Es hora de romper esos moldes que nos mantienen cautivos en una sociedad y culturas que nada tienen que ver con nuestra proipa identidad. Gracias y disculpame por no saber entender tu comentario. Un abrazo.

      • Mi intensión no era desconcertarte, simplemente retroceder tiempos hablando de Eutheria, como término científico de los Placentarios y, dentro de los cuales se incluye al ser humano y otros, como el león, el tigre, rinocerontes, cebras, jirafas, ballenas, lobos de mar, roedores, osos hormigueros, murciélagos, primates… y por supuesto el hombre. Disculpa si te despisté, pero esas películas de Sir Edgar Rice Burroughs, nacido en Illinois, USA. Escritor muy apreciado por incursionar en el género fantástico de la novela. Es agradable regresar al pasado y ver, en esas películas, como, sin hablar el mismo idioma, ellos se entendían, sin degradarse o depredarse, viviendo en la jungla. Por contrario, esas formas de vida han sufrido cambios y, hasta parece que la jungla se traslada a las ciudades, sin cambiar este status de vida. “El lobo estepario”, dijo Herman. Un abrazo, en medio de la jungla, adorando a los elefantes domesticados.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s